Respondemos a una de las preguntas del momento... ¿comprar fans o no?
Pekecha
Creatividad digital
Síguenos

Pekecha

Pekecha / Marketing Digital  / Respondemos a una de las preguntas del momento… ¿comprar fans o no?
Respondemos a una de las preguntas del momento... ¿comprar fans o no?

Respondemos a una de las preguntas del momento… ¿comprar fans o no?

En este artículo pretendemos dar respuesta a una de las preguntas más socorridas del momento: ¿comprar fans o no?

A raíz de recientes polémicas, como la de la “influencer” Arii (que con 2,6 millones de seguidores no consiguió vender 36 camisetas), mucha gente se pregunta si la mayoría de influencers tienen seguidores falsos y si realmente sirve para algo.

Pues bien, analicemos la situación, desde el punto de vista de las empresas y desde la perspectiva de los influenciadores digitales.

¿Una empresa o marca debe comprar fans o no debe hacerlo?

¿Una empresa o marca debe comprar fans o no debe hacerlo?
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail

Qué utilidad tiene comprar fans para una marca o empresa

Muchas empresas tiene la obsesión de aumentar su comunidad de seguidores en los diferentes canales sociales cuanto antes y de cualquier forma. Por diferentes razones… la competencia tiene más, su target se fija en el número de fans, etc. Por ello optan por comprarlos y así crecer “fácilmente” de forma rápida.

Ahora bien, ¿luego realmente les sirve para generar más ventas u otras conversiones? ¿Su comunidad les ayudará a posicionar la marca y le servirá para seguir creciendo?

La respuesta es bastante sencilla, si son reales les pueden servir de ayuda pero si son falsos no siempre (en algunas ocasiones, como se ha demostrado recientemente en Instagram sí les puede servir… luego lo analizaremos).

Comprar seguidores reales

Existen herramientas que nos permiten comprar seguidores reales en Instagram. De hecho, no es que los compres como tal. Funcionan de la siguiente forma:

Utilizan bots o personas que interactúan (dando likes, escribiendo mensajes, siguiéndolos…) con los seguidores de cuentas y hashtags que tus les indicas. Varias horas al día. Así logran que tu número de fans aumente de forma considerable en poco tiempo. Al finalizar la campaña, lo habitual es que dejen de seguir as las cuentas que han seguido para obtener un buen radio seguidores/seguidos y transmitir una imagen relevante.

Luego dependerá de tu buen hacer el fidelizar a esa comunidad. Pueden dejarte de seguirte al poco tiempo si lo que publicas no resulta de interés ni les aporta nada.

Pero no queda ahí la cosa. Facebook Ads también ofrece la posibilidad de crear campañas para aumentar fans. Realizas una segmentación (personas de X edad, con determinados intereses, zona geográfica…), estableces el presupuesto que quieres invertir y le muestra a ese público un anuncio para que te sigan. Los resultados aquí dependen más de ti. Es decir, de lo bien que sepas afinar el mensaje y la imagen en base a las personas que quieres llegar.

Comprar seguidores falsos

Luego también tenemos la posibilidad de comprar lotes de fans (“al peso”). No suelen ser muy caros y los venden por cantidad, a más cantidad suelen salir más rentables (económicamente hablando).

Sin embargo, en principio, con esta opción (que es una de la más utilizadas) no generaras una comunidad real. Son cuentas falsas (por eso mucha gente tiene seguidores árabes, asiáticos… con nombres raros).

Dicho esto, últimamente se comenta que sí puede funcionar en Instagram. Lo explicamos… a raíz de comprar un buen número de seguidores falsos, muchas cuentas logran crecer rápidamente de forma orgánica. Es algo que se ha visto en las últimas semanas (se publicaron algunos estudios).

Ahora bien, en teoría, Instagram lucha contra las cuentas falsas. Y en alguna ocasión realizó “limpieza” (aunque luego no llegar a ser tanto como debería). Con lo cual, si deciden luchar contra esta tendencia, puedes perder toda tu “comunidad”.

En Facebook, Twitter… también se venden estos lotes. Pero actualmente la red social por excelencia de los influencers es Instagram.

¿Un influencer debe comprar fans o no debe hacerlo?

¿Un influencer debe comprar fans o no debe hacerlo?
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail

Qué consigue un influencer comprando fans

Un influencer consigue visibilidad y que las marcas le den regalos o patrocinen. De hecho, se podría decir que es posible crear “influencers” a base de talonario (si luego también hay un contenido que mostrar).

En definitiva, para un influencer no deja de ser una inversión y si todos lo hacen… no es fácil quedarse atrás.

Comprar fans reales

Esta opción sería lo comentado para empresas o marcas. Con herramientas de compra de seguidores que funcionan mediante la interacción y no te aseguran una cifra exacta, sino un intervalo (por ejemplo, con 100€ pues de 3 a 5 mil fans).

Comprar fans falsos

¿Sirve de algo? Por raro que parezca, así es. Muchas marcas y agencias todavía siguen cayendo en la trampa y no realizan un análisis demasiado exahustivo a la hora de establecer relaciones comerciales con influenciadores.

Por ende, mientras no exista esa consciencia o una herramienta generalizada de uso común que indique si los seguidores son reales o no, muchos influencers optarán por hacer esto.

Dicho lo cual, si el grueso de la comunidad no es real, no deja de ser un castillo de naipés y se puede venir abajo. Lo ideal es que buena parte de los fans sean de verdad, gente que te sigue porque le interesa tu contenido lo que haces.

Conclusiones de la compra de fans en las redes sociales

Conclusiones de la compra de fans en las redes sociales
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail

  • Comprar fans es algo generalizado
  • Se pueden comprar fans reales y seguidores falsos. Lo recomendable es que sean reales, pero… parece ser que, en ocasiones, unos cuantos falsos pueden ayudar a traer otros reales (aunque esto es un riesgo y tampoco se ha demostrado a nivel general).
  • Las empresas deben estudiar de forma más profunda las comunidades de los influencers con los que van a trabajar.
  • Si toda tu estrategia se basa en la mentira (seguidores falsos) es probable que se caiga por su propio peso.
Share This

Share This

Share this post with your friends!