Employee advocacy o tus empleados como herramienta de promoción
Pekecha
Creatividad digital

Pekecha

Pekecha / Marketing Digital  / Employee advocacy o tus empleados como herramienta de promoción
Employee advocacy o tus empleados como herramienta de promoción

Employee advocacy o tus empleados como herramienta de promoción

El público cada vez rehúye más los mensajes promocionales o corporativos de las marcas. Esta es la razón que ha llevado a muchas de ellas a buscar nuevos medios para promocionarse a través de los canales digitales. Sin embargo, el marketing de influencers no es algo que esté al alcance de todos los presupuestos. Pero existe una alternativa más económica y es el denominado employee advocacy. Esta es una disciplina basada en motivar a tus empleados para convertirlos en prescriptores de tu marca. El propósito es que, voluntariamente, difundan mensajes en sus redes sociales personales que contribuyan a la visibilización de la empresa para la que trabajan y potencien los valores de la misma. Es una tarea que requiere un esfuerzo continuado pero que aporta beneficios para ambas partes.

¿Cuáles son las ventajas del employee advocacy?

¿Cuáles son las ventajas del employee advocacy?

Más alcance

El beneficio más evidente de que tus empleados se conviertan en embajadores de marca es que el número de impactos que  logran con sus publicaciones es mucho mayor. Esto es así porque la red de contactos y seguidores de los empleados de una empresa siempre va a ser más elevada que la de la propia empresa. De acuerdo con un estudio de The Undercover, la audiencia a la que puede llegar un trabajador es diez veces mayor al alcance orgánico de la propia marca. Asimismo, el contenido compartido por tus empleados logra un engagement ocho veces mayor que el de la propia marca. No solo por la cantidad de publicaciones sino también por la variedad de contenidos y plataformas que emplean. El mismo estudio antes mencionado puso de relevancia que pese a que solo un 2% de los empleados volvía a compartir publicaciones de su empresa, estos lograban un 20% de todas las interacciones. 

Más credibilidad 

Que tus empleados se identifiquen con tu marca es algo que ayuda a que tu imagen sea positiva, pues humaniza tu empresa y hace que el cliente final confíe más en esos valores que pretendes transmitir. Según los datos extraídos de un estudio de Endelman, un 53% de las personas encuestadas confía más en un empleado que en un CEO y el porcentaje aumenta si el mensaje viene de un experto técnico de la empresa. 

El programa de empleados embajadores puede ayudarte también a captar la atención de las audiencias más jóvenes. El 73% de  las personas entre 13 y 34 años se sienten más inspiradas por alguien que les parece similar a ellos que si ese mismo mensaje se lo transmite un famoso.

Evita posibles crisis de reputación

Si tus trabajadores sienten pasión por su empleo lo más probable es que ya estén compartiendo contenido de la empresa o mostrando sus conocimientos del sector en sus cuentas personales. Crear un programa de employee advocacy te ayuda a controlar, en cierta medida, el mensaje sobre tu marca que están difundiendo. 

Marcando una serie de directrices, además de facilitarles el trabajo, harás más uniforme la cultura de marca y te protegerás ante posibles crisis de reputación, problemas legales o de seguridad. Además, esta iniciativa te ayudará a que las publicaciones estén orientadas a objetivos medibles para, posteriormente, analizar si están dando resultados.

Capta nuevos talentos

La fuente en la que más confían los posibles candidatos a un puesto para informarse sobre una empresa son, antes que las noticias o la información de su web corporativa, las valoraciones que los empleados difunden sobre la misma. Cuando alguien deja su puesto descontento puede publicar opiniones muy perjudiciales para la imagen de  la marca. Si estos testimonios negativos se multiplican, los profesionales cualificados huirán de las ofertas de esta empresa. Por este motivo favorecer el employee advocacy, en donde el personal se siente tan identificado con la marca como para promocionarla en su entorno personal, ayuda a la generación de juicios de valor altamente positivos. Estos testimonios acaban captando la atención de nuevos talentos que pueden resultar muy valiosos para cubrir las vacantes de la compañía.

Consejos para poner en marcha un programa de employee advocacy

Consejos para poner en marcha un programa de employee advocacy

Cultura empresarial sólida

La base para poder implementar en tu compañía un programa de embajadores es contar con una cultura empresarial definida hasta el detalle. Si no tenemos claros nuestra misión, visión y valores es muy difícil que sepamos trasladárselos a nuestros empleados para que se conviertan en nuestros altavoces. Para cumplir con las expectativas de nuestros trabajadores debemos relacionar su trabajo con un propósito mayor, esto incrementará su fe en la marca. Aunque bien es cierto que no todas las empresas tienen una finalidad para la sociedad evidente, algunas ideas para buscar este impacto social pueden ser: enfatizar su reputación como líder; centrarte en el servicio que presta; identificarla como disruptiva o innovadora dentro del sector o potenciar su programa de RSC, asociándola a actividades benéficas o ambientales. Sacando provecho de los objetivos e iniciativas de tu marca y programando acciones formativas que informen a todo tu equipo sobre los mismos conseguirás que tus empleados estén entusiasmados por formar parte de esa compañía. De este modo les ilusionará compartir el contenido de la marca en sus redes personales.

Motivación y confianza

La siguiente clave para poder poner en marcha esta iniciativa es que tus empleados estén suficientemente motivados para convertirse en embajadores. Para lograr buenos resultados su amor por la compañía debe ser fidedigno, por lo tanto, este programa no puede ser una amenaza para tus trabajadores. Si compartir contenido de la marca en redes sociales personales se convierte en una obligación este pierde la frescura y carece de la pasión que hacía conectar con el entorno de tus trabajadores. Para que su mensaje sea auténtico tu plan debe basarse en la transparencia, la confianza y la libertad. 

En primer lugar debemos reforzar la comunicación bidireccional, es decir, que no solo la empresa emita información sino también dejarles expresar su opinión sobre la misma. Saber qué aspectos valora más, en qué se puede mejorar, etc. Tener en cuenta su opinión ayudará a crear un clima de confianza adecuado para que la estrategia de employee advocacy sea efectiva. Asimismo, tienes que fiarte de su criterio y darles cierta libertad para que se sientan motivados a compartir contenido e interactuar de una forma más genuina. 

Por otra parte, la mejor manera de convertir a tus trabajadores en prescriptores es mantenerlos motivados, tienen que sentir que su trabajo se valora. Una mención a su labor en algún elemento de comunicación interna de la empresa, como una newsletter, puede resultar efectivo, así como dedicar tiempo para hacer reuniones en las que se reconozca el desempeño de algunos trabajadores. Volver a compartir contenido creado por tus empleados en las cuentas principales de la marca también puede ser un buen aliciente. Y, no debemos olvidar, que todo el mundo responde mejor a recompensas concretas que pueden ser tan solo merchandising de la empresa.

Elige los perfiles adecuados

El error más habitual que las empresas cometen es querer implantar el employee advocacy de golpe en toda su plantilla. Lo mejor es identificar a los potenciales influencers y dejar que estos contagien su entusiasmo al resto. Para ello debes buscar a aquellos trabajadores más motivados y que sean muy activos en redes sociales. Hazlos participantes de una versión beta del programa de embajadores y cuenta con su opinión sobre la definición, herramientas, comunicación y objetivos del mismo. Nómbralos líderes internos de la iniciativa. Con esto garantizarás que no se pierda la motivación y evitarás que el foco de la iniciativa se desvíe de la promoción.

Gamificación

Haz de la opción de ser embajador de la marca algo divertido, un soplo de aire fresco que rompa con la rutina, pero también algo que pueda suponer un reto. Una forma, que cumple con estas dos características, es convertirlo en un juego con recompensas. Puedes crear un hashtag común que los empleados incluyan en sus publicaciones. Esto te permitirá hacer un ranking semanal de interacción o impresiones. Esta dinámica despertará el espíritu competitivo de los participantes. Establece incentivos que empoderen y desarrollen a los embajadores: insignias virtuales, reconocimientos especiales o sorteos. Cuenta siempre con la opinión de tus empleados a la hora de establecer los incentivos. Esto ayudará a que estén más comprometidos con el programa.